Deprecated: strpos(): Non-string needles will be interpreted as strings in the future. Use an explicit chr() call to preserve the current behavior in /home/c1000119/public_html/portal/libraries/src/Filesystem/Folder.php on line 259

Deprecated: strpos(): Non-string needles will be interpreted as strings in the future. Use an explicit chr() call to preserve the current behavior in /home/c1000119/public_html/portal/libraries/src/Filesystem/Folder.php on line 259
Papeles en el viento.
Menu

Twitter minuto a minuto

A+ A A-

Papeles en el viento. Destacado

Eduardo Verona
Por Eduardo Verona; "DIARIO POPULAR"
*
Las palabras de Guillermo Barros Schelotto después del 2-0 a Independiente, reafirmando que salió todo como lo habían planteado, pone en foco el oportunismo de los entrenadores a la hora de declarar. La mentira naturalizada que promueven los técnicos hoy ocupa una centralidad en el fútbol argentino que es muy compleja desnudar y desarmar.
Papeles en el viento
   Vale consignar que en los 90 minutos, Lanús remató dos veces al arco del Ruso Rodríguez y convirtió dos goles. El primero de Román Martínez y el segundo de Gonzalo Castellani. Eficacia del ciento por ciento. ¿Eso es lo que planeó Guillermo para enfrentar a Independiente y vencerlo? Porque frecuentó el área de Independiente poco y nada Lanús, aunque haya sido muy certero. Pero eso no se planifica ni se practica. Fluye. O no.
   Acá no está en cuestión si Lanús mereció más o mereció menos, si fue más contundente o más práctico que su adversario. Lo que buscamos reflejar, en este caso enfocando al Mellizo, es como los técnicos a partir de la función que cumplen, una y otra vez, se empeñan en tomarnos a todos como los más permeables e ingenuos para digerir mentiras de cualquier dimensión y calibre.
   Guillermo esbozaba una leve sonrisa cuando hizo aquel simulacro de análisis futbolístico, que en realidad tributó al escenario de los lugares comunes. Porque no se creía lo que decía. Y menos él, un improvisador a tiempo completo dentro de una cancha. Sabe, porque lo jugó durante muchos años en muy buen nivel, que en el fútbol nada puede anticiparse. Todo sucede en ese instante irrepetible: el acierto, el error, el gol propio, el gol ajeno, los imponderables, las circunstancias, la pelota que pega en el palo y entra o la pelota que pega en el palo y sale. Nadie, desde afuera, puede modificar algo sustancial. Solo los jugadores adentro de la cancha.
   Pero Guillermo ya hace unos años que ejerce como entrenador. Como tantos otros entrenadores. Entonces cuando saboreando una victoria le preguntan si el desarrollo del partido salió como lo había pensado, la tentación de decir lo obvio es tan grande que no hay un protagonista que se desmarque de esa opción falsa. El, por otra parte, no lo hizo. 
   Las evidencias confirman que se acostumbraron a mentir alevosamente los técnicos. Y se acostumbraron tanto que muchos de ellos fueron comprando hasta sus propias mentiras. Y las repiten como si fuesen verdades reveladas, cuando son frases hechas despojadas de contenido.
   No deciden tantas cosas los técnicos. Es cierto, pueden ser capaces de intentar  poner en marcha una idea buena o mediocre, pero esa idea, en definitiva, la ejecutan otros. Y la enriquecen o la malogran otros. No los técnicos, por más talentosos que sean.
   Es fácil atribuirse en el triunfo ocasional méritos que en muchísimas oportunidades no les corresponden. Los entrenadores son especialistas en ese rubro. Suelen colgarse medallas en la victoria. Hablan de que salió todo como estaba previsto. Si sus equipos pierden, ¿también salió todo como estaba previsto? ¿O la derrota es de los jugadores que no hicieron lo que tenían que hacer de acuerdo a las indicaciones formuladas antes y durante el partido? Es bueno recordar una frase del Loco Gatti que suena muy atinada: "Los jugadores hacen grandes a los técnicos y no los técnicos a los jugadores".
   Lo que no admite dudas es que queda flotando en la superficie una atmósfera contaminada por el rigor del verso. Un verso aprendido, vendido, comprado y muy bien aceptado por el ambiente. Los técnicos supieron acomodarse sin resistencias a esa área de alto confort. Y de palabras y gestos oportunistas que van y vienen como los papeles en el viento.
   En innumerables ocasiones ese extraordinario periodista que fue Dante Panzeri (nació el 5 de noviembre de 1921 en Córdoba y murió el 14 de abril de 1978), habló de "chamuyadores" y de "paracaidistas del desparpajo" para referirse al universo de los técnicos. La mirada filosa y transgresora de Panzeri lo anticipaba hace más de medio siglo. No se equivocó.   

"diario popular"

-------  

Modificado por última vez enMartes, 15 Septiembre 2015 16:54
volver arriba

Hinchas por el mundo

Flag Contador

"¡INDEPENDIENTE, el Gran Campeón! " PERIODISMO DEPORTIVO.
Página web no oficial dedicada al Club Atlético Independiente de Avellaneda. Realizada por periodistas deportivos, Socios e hinchas de Independiente, al solo efecto de Informar a los 5.000.000 de simpatizantes de la Institución. En cuanto al Material de textos y fotografías de producción propia, permitida la reproducción, rogamos siempre citar nuestra fuente.
PRENSA.