Menu

Twitter minuto a minuto

A+ A A-

En Avellaneda, "CLARÍN") #Independiente se floreó en la previa del clásico: ganó, gustó y goleó a Central. Destacado

Con goles de Barboza, Leandro Fernández, Roa, Braian y Silvio Romero, el equipo de Pusineri derrotó 5-0 a los rosarinos. Así cortó la racha de cinco presentaciones sin victorias justo antes del duelo ante Racing.
Alexander Barbosa festeja la apertura del marcador para Independiente frente a Rosario Central. (Télam)

Independiente
Alexander Barboza 3' PT
Leandro Fernández 33' PT
Braian Romero 40' PT
Silvio Romero 7' ST
Andrés Roa 28' ST

Daniel Avellaneda; Clarín.com Deportes
Esta vez, no hay histeria colectiva. Tampoco silbidos, ese ruido hiriente que se hizo carne en el Libertadores de América. Fluyen los aplausos y los hinchas despliegan sonrisas como nunca antes en la Superliga. Independiente acaba de aplastar a Central con una actuación digna de su historia. Entonces, una esperanza alumbra en Avellaneda, justo a una semana del derby. Así lo hace saber la tribuna. Acaban de ver una exhibición que es un manjar para el paladar negro, pero se pide “huevo” y el domingo, “cueste lo que cueste” hay que vencer a Racing. Hacía cinco fechas que el Rojo no ganaba y se reencontró con el éxito y un fútbol alto vuelo en la previa del partido más esperado de este lado del puente Pueyrredón.
Necesitaba aferrarse a los buenos lapsos de su corto ciclo Lucas Pusineri. Un ratito del segundo tiempo ante River, muy a pesar de la derrota, y unos cuantos minutos del clásico con Boca, aquel que dominó en gran parte por la superioridad numérica. Pero, por encima de todo, Independiente tenía que empezar a mostrar otra identidad. Con el mismo plantel que dejó Fernando Berón, el interino que reemplazó a Sebastián Beccacece, y los regresos de Braian Romero (Atlético Paranaense) y Leandro Fernández (Vélez). Sin el polémico Pablo Pérez, expulsado el domingo anterior.
Y el Rojo dejó ver una versión mucho más agresiva. En el buen sentido de la palabra, claro. Fue un equipo dinámico, que arriesgó en el pase, aún con alguna imprecisión en el comienzo. Que gestó el juego por adentro, con Cecilio Domínguez, Domingo Blanco y Leandro Fernández en pleno retroceso, y explotó por afuera con las subidas de Braian Romero y, especialmente, Juan Sánchez Miño.
Central pareció anestesiado. Quedó claro en el amanecer del partido, cuando Emmanuel Britez bajó a Braian Romero en el puerta del área. No se habían jugado 30 segundos. Alexander Barboza remató el tiro libre, la pelota pegó en la barrera y derivó en el córner. De esa jugada llegó el gol del propio zaguero central, quien tuvo inmediata revancha. Jugó corto Cecilio para Blanco y el rechazo de ese centro terminó en un bombazo inatajable para Jeremías Ledesma.
Nunca pudo recuperarse Central porque pocas veces tuvo la pelota. Ciro Rius jugó incómodo por la izquierda y terminó mal cada diagonal. Diego Zabala se proyectó muy poco por la derecha. Y Marco Ruben y Lucas Gamba sucumbieron en el offside, bien jugado por la última línea roja.
Ledesma sostenía el arco a puro reflejo. Dos veces evitó el segundo, primero ante Fernández, después frente a Blanco.
Hasta que Cecilio exhibió todo su talento y limpió una jugada sucia con un taco magnífico, Sánchez Miño metió el centro a la carrera y Fernández cabeceó de frente al número uno rosarino. Pareció un lateral brasileño el polifuncional nacido en Saavedra. Y de otro espectacular envío llegó el tercero, una aparición de Braian Romero que anticipó el cierre de Rinaudo.
Diego Cocca buscó mayor profundidad y rotó a los volantes externos: Rius por la derecha, su mejor perfil, y Zabala por izquierda. Tuvo otra actitud el equipo. Hacía falta amor propio. Y aunque peleó cada pelota, dejó demasiados espacios, ideal para el contragolpe rival. Entonces, no sorprendió el cuarto grito rojo, un cambio de frente de Fernández que Silvio Romero controló y clavó en un ángulo.
Y si el partido estaba liquidado en el primer tiempo, ni hablar a esa altura. Aunque hubo margen para un ida y vuelta espectacular. Se regaló demasiado Central en búsqueda del gol del honor. Martín Campaña tapó dos pelotas fenomenales, un tiro libre de Joaquín Pereyra (sustituto de Ojeda) y un cabezazo a quemarropa de Brítez. Fueron llegadas aisladas del equipo rosarino, que quedó a merced de cada réplica roja. Lo perdió Fernández, increíblemente. Ledesma volvió a salvar ante Lucas Romero y Domínguez, que probaron de media distancia. Hasta que el colombiano Roa, que ya había ingresado por Silvio Romero, pegó el quinto mazazo.
El final mostró a Central con la pelota y Barboza y Sánchez Miño evitando dos goles canallas en sobre la línea de sentencia. Una imagen que poco tuvo que ver con el desarrollo del partido, pero que mostró el compromiso de este Independiente que quiere dejar atrás sus tiempos más opacos.

"CLARÍN"

volver arriba

Hinchas por el mundo

Flag Contador

"¡INDEPENDIENTE, el Gran Campeón! " PERIODISMO DEPORTIVO.
Página web no oficial dedicada al Club Atlético Independiente de Avellaneda. Realizada por periodistas deportivos, Socios e hinchas de Independiente, al solo efecto de Informar a los 5.000.000 de simpatizantes de la Institución. En cuanto al Material de textos y fotografías de producción propia, permitida la reproducción, rogamos siempre citar nuestra fuente.
PRENSA.