Menu
A+ A A-
El Gran Campeón

El Gran Campeón

Los puntajes en “¡Independiente, el Gran Campeón!”: “Le dio Vitale”; por Julián Barral.

Por: Julián Barral; WWW.ELGRANCAMPEON.COM.AR/ "FOTOS: INFOBAE"

El conjunto dirigido por Mauricio Pellegrino, rescató un pobre empate ante Arenal de Sarandí, por Copa Sudamericana, el miércoles por la tarde, con un tanto de Julián Vitale y dejó la llave levemente inclinada a su favor. En “¡Independiente, el Gran Campeón!”, te dejamos los puntajes:

Diego Rodríguez (6): En los primeros minutos tuvo una floja salida, cuando dejó el balón vivo en dentro del área-con la acción invalidada- pero con grave riesgo. Nada que hacer en  el gol, que lo toma de sorpresa y se cuela en el ángulo ante la tardía cobertura del remate. Flojo con las piernas, equivocó mucho la dirección de sus salidas largas. En la parte final, tuvo una atajada clave a pierna cambiada que mantuvo el empate.

Gustavo Toledo (3): Muy flojo. No hizo nada de lo que debe hacer un lateral. Nunca pasó con criterio al ataque, equivocó la gran mayoría de sus pases y jamás cubrió con firmeza su sector. Luego del gol del local, pasó más la mitad de la cancha, aunque sin explotar ni generar peligro.

Víctor Cuesta (4): Complicado con la presencia de Santiago Silva en ataque, en el duelo que propuso el delantero uruguayo, ganó con firmeza y potencia. Bien en algunos cruces e intervenciones, aunque mal para salir desde el fondo y sus pelotazos culminaban en la nada misma. No regresa a su nivel.

Hernán Pellerano (5): El “mejor” de la defensa. No logró mostrarse firme ante los delanteros rivales, aunque ganó en varias chances desde arriba. Mostró mejor nivel que su compañero de zaga y no se complicó a la hora de salir jugando.

Nicolás Tagliafico (4): Escueto lo del lateral ex Banfield que no estuvo férreo para cortar el balón ni fino a la hora de pasar al ataque. En las contadas ocasiones en que cruzó la mitad de la cancha, sus decisiones terminaron siendo erróneas y sufrió mucho en su área donde quedó expuesto y pagando en varias ocasiones.

Caruso: "Un ovni entra en el arco de Arsenal".

  • Publicado en DT


Dos caras opuestas dejó el empate 1 a 1 entre Arsenal e Independiente. Mientras el DT del 'Rojo' reconoció que "fue un partido complicado por el juego que propone el rival"; el 'Tano' se quejó por la mala fortuna de los suyos: "¿Quién se iba a imaginar que Vitale iba a patear ahí? Ellos pensaron que iba a poner un mix de pizzas. No hay que subestimar". /"INFOBAE"; "PLAYFÚTBOL".

Arsenal e Independiente hicieron su estreno en la Copa Sudamericana, en el marco del partido de Ida de los 16avos de Final disputado en el Viaducto, y quedaron a mano con un justo empate 1 a 1. Sin embargo, las sensaciones que dejó esta paridad fueron algo opuestas para cada uno de los protagonistas.

Por un lado, Ricardo Caruso Lombardi brindó una conferencia de prensa fiel a su estilo y apeló a la risa para despotricar contra la mala fortuna de su equipo: "Si pasa un ovni entra al arco de Arsenal. Yo ya miro para arriba y lo espero... ¿Quién se iba a imaginar que Vitale iba a patear ahí?".

"Se llevaron una sorpresa con lo de los nueve cambios... Dijeron 'meten 9 cambios, uh regala la Copa'. Porque yo sé que han dicho eso. Pensaron que iba a poner un mix de pizzas. No hay que subestimar", lanzó el siempre picante 'Tano'. Mientras que para cerrar lanzó: "La gente gritaba 'queremos ganar Caurso'. ¿Y Yogui le iba a decir? Peor que el oso estaba".

Independiente convive con el síndrome de Pellegrino: no le faltan el respeto al esquema.


Por: Rodrigo Tamagni, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

El técnico es un tacticista tan extremo que contagió a sus buenos muchachos: no hay rebeldía, ni cambio de ritmo; tampoco cambios de planes intempestivos. Cumplen al pie de la letra los papeles que le dieron en el vestuario y terminan siendo previsibles. Un trastorno compulsivo con el orden que termina siendo perjudicial.

"El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra". Hasta la biblia refleja con tono solemne la relación del ser humano con los errores y la falta de respeto por los límites. Nadie puede fiarse de transitar en esta vida sin equivocarse o transgredir algunas reglas impuestas. Ciertas supuestas falencias en lo previo son necesarias para la evolución. Para conocer nuevos horizontes. O encontrar el rumbo acertado en una vida errante. ¿Por qué el Diablo no se le ríe en la cara a las restricciones?

Independiente hace rato que comenzó a practicar un camino fallido por su historia. Se aparcó a un costado de la ruta y nunca más pudo retomar aquel rumbo victorioso. Y en este inicio de una nueva ilusión copera, buscando toparse con el cartel de regreso a la historia de gloria, aparece una reflexión ante el equipo de Pellegrino: nadie le falta el respeto.

Los jugadores están encajonados en el esquema. Calcados en el dibujo. A la perfección. Del primero al último. Nadie quiere ser la manzana podrida, olvidándose que, muchas veces, la mismísima historia de la humanidad fue modificada por teóricas ovejas negras.

Robóticamente cumplen con el chip que les implantó su Bill Gates. Pero, hasta donde sabemos, ninguno de estos muchachos que integran el plantel son máquinas sin sentimientos de superación o ira, más allá que por momentos parezca que la hiel recorre sus venas cuando el partido está contrariado.

Los de la banda intentan llegar sólo por allí hasta el fondo. Los centrales se conforman con no estar mal parados y se sacan los problemas de encima rápidamente. Los delanteros aguardan lo más cerca del arco rival que una pelota les llegue para cumplir con su contrato. No hay cambio de ritmo. Una gambeta en un sector de la cancha que no es el que les marcó en la pizarra Pellegrino parece mala palabra. Estáticos y sin rebeldía. Se mueven lo más en bloque posible y casi en sintonía; se convierten en previsibles.

Más grande que el estadio: el clarísimo penal que el árbitro brasileño no le concedió a Independiente.

Fue sobre el cierre de la primera etapa, más precisamente a los 44 minutos. Con Independiente jugando mal y perdiendo por la mínima ante Arsenal en la Ida de los 16avos de Final, el brasileño Leandro Vuaden no cobró una clara mano de Matías Zaldivia dentro del área cuando Martín Benítez intentaba llevarse el balón. Lo más insólito es que el juez estaba a centímetros de la maniobra.

"INFOBAE"

--------

Suscribirse a este canal RSS

Hinchas por el mundo

Flag Contador

"¡INDEPENDIENTE, el Gran Campeón! " PERIODISMO DEPORTIVO.
Página web no oficial dedicada al Club Atlético Independiente de Avellaneda. Realizada por periodistas deportivos, Socios e hinchas de Independiente, al solo efecto de Informar a los 5.000.000 de simpatizantes de la Institución. En cuanto al Material de textos y fotografías de producción propia, permitida la reproducción, rogamos siempre citar nuestra fuente.
PRENSA.